Redirección de problemas

¿Cómo podemos manejar un problema?

En muchas ocasiones los estudiantes nos transmiten sus problemas con otros compañeros, con otros profesores y también nos cuentan los problemas que viven en su casa, con su familia. A todos nos ha sorprendido una primera vez en la que no hemos sabido qué contestar o cómo ayudar a ese niño. 
Os dejamos a continuación algunas estrategias sencillas para que sean ellos quienes den respuesta a sus problemas a partir de unas sencillas pautas…

REPERTORIO DE OPCIONES ALTERNATIVAS

Estas estrategias son de gran utilidad cuando las situaciones planteadas parecen que ocupan un único lugar en la visión del problema del niño y, ocupa tanto espacio, que no le es posible encontrar una medida alternativa a su situación. 

ESTRATEGIAS DE REDIRECCIÓN COGNITIVA

En este caso, haremos uso de estas estrategias cuando nuestro estudiante nos esté transmitiendo una verdad absoluta para él. Le plantearemos ciertos interrogantes que podrán generar una ampliación de su repertorio cognitivo. 

ESTRATEGIA DE LAS CINCO PREGUNTAS

En tan solo cinco preguntas, lograremos encontrar un camino muy apropiado para hacer que el estudiante se comprenda, comprenda la situación y encuentre una vía de solución tanto a nivel contextual como a nivel personal. 

¿Por qué me siento tan enfadado, herido o con miedo? 

La finalidad de esta pregunta pretende evitar la culpabilidad hacia uno mismo. 

¿Qué es lo que hay que cambiar de lo que hace que me sienta así?

Trataremos de mejorar la situación con la respuesta a esta pregunta.

¿Qué necesitamos para dejar a ese sentimiento marchar?

Trataremos de transmitir los sentimientos que parece estar manifestando/viviendo y ayudarle a conocer sus  propios sentimientos.

¿Cuánta parte del problema está en mí y cuánta parte está en el otro?

Trataremos con ello de mejorar la relación y aumentar la comunicación.

 

¿Qué mensaje explícito  aprendo en la situación?

Indagando en estos aspectos, trabajaremos en su propio autoconocimiento personal y en el desarrollo de la educación emocional.

 

Estas estrategias no son la panacea de la resolución de conflictos ni muchos menos, no obstante, son una guía de «primeros auxilios» para el docente de cara al abordaje inicial de una situación de conflicto. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *